Durante la primavera de 2015, Gustavo Galeano, puso en marcha el motor de su flamante pesquero llamado “Don Franco”, escuchó un sonido muy familiar… La sólida palpitación del motor principal Cummins KTA19 de 600 HP le recordó el motor Cummins en el barco de su padre. La conexión a través de las generaciones es de gran importancia para los pescadores comerciales que aprenden de navegación, mareas, peces y barcos de los mayores la familia que inician este legado.

Una de las grandes lecciones que Gustavo obtuvo de su padre fue la importancia de contar con un motor robusto y confiable. "Vengo de una familia de pescadores", dijo recientemente Gustavo, "mi padre ya tenía experiencia en utilizar motores Cummins durante muchos años y siempre estuvo muy satisfecho con esto".

El “Don Franco” es un pesquero de 20,8 por 6,6 metros construido por el Astillero Naval Federico Contessi de la ciudad de Mar del Plata, Buenos Aires, Argentina. El motor principal de 19 litros, de seis cilindros en línea, Cummins modelo KTA19 se ha ganado una posición casi legendaria entre las embarcaciones pesqueras y un sinnúmero de otros buques en este país así como en el resto del mundo.

Para emprendedores independientes como Gustavo, los menores niveles de consumo de combustible pueden ser unos de los factores más importantes en el retorno de la pesca. Al mismo tiempo, tener suficiente potencia para remolcar una red de arrastre de grandes dimensiones puede contribuir a una buena captura y así un mayor ingreso económico. El equilibrio entre la economía de combustible y el poder es importante para Gustavo, quien dice de su motor principal y motores auxiliares Cummins 6CTA y 4BT: "Son muy confiables, tienen un buen desempeño y la potencia que desarrollan es muy alta de acuerdo con el consumo de combustible."

Al igual que los pescadores de todo el mundo, Gustavo debe afrontar temas que no son de su incumbencia: "El barco pesquero funciona muy bien y nunca tuvimos ningún problema". Explicó, añadiendo: "En realidad, los desafíos están relacionados con la economía argentina. Hoy en día es muy difícil tener operando un barco para pescar".

Los niveles de las poblaciones de peces y los factores económicos de la Argentina están fuera del control de la mayoría de los pescadores, pero tener un motor fiable con un buen soporte técnico en tierra hace que el “Don Franco” esté siempre listo para pescar.

(Fuente: Alan Haigh Brown - www.haig-brown.com)